Mastopexia o elevación de pecho

 

Mastopexia o elevación de pecho

La mastopexia o pexia mamaria es el nombre técnico con el que se conoce a la cirugía plástica de levantamiento o elevación de los senos. Este procedimiento quirúrgico está orientado a mujeres cuyos senos han perdido firmeza o que por algún motivo se hayan caído. El objetivo será el de situar la areola y el pezón en su situación correcta, consiguiéndose además una forma y volumen de los pechos estéticamente correctos. Con los años, y tras circunstancias como el embarazo, la lactancia y la gravedad hacen que el pecho tienda a caer. Además, a medida que la piel pierde su elasticidad el pecho pierde su forma y cae.

Esta técnica puede ir sola o bien acompañada de un aumento o reducción.

La elevación de pecho se realiza en un quirófano, bajo anestesia general, con ingreso hospitalario, dándose el alta al día siguiente.

La elevación de pecho dura entre 1,5 y 2,5 horas. La resección de tejidos es mínima, ya que se aprovechan para darle volumen y proyección adecuada al pecho una vez que este se ha remodelado en su posición ideal. En ocasiones es necesario utilizar una prótesis mamaria o grasa para complementar el volumen que aportan los tejidos de la paciente.

Las incisiones de abordaje quirúrgico y las cicatrices posteriores irán en función de la ptosis mamaria y de la piel sobrante.

Tras la elevación de pecho podrá volver al trabajo en pocos días, dependiendo de la actividad que realice. Las cicatrices son definitivas, aunque su aspecto mejorará con el tiempo. Resultado final puede valorarse a partir del sexto mes, aunque las cicatrices mejorarán hasta los 12-18 meses.

Duración del resultado durante años aunque es variable en función de la calidad de la piel de la paciente.