Cirugía íntima o cirugía genital

 

Cirugía íntima o cirugía genital

La cirugía genital busca el rejuvenecimiento de los genitales externos mediante técnicas quirúrgicas poco invasivas. Con la edad, los labios mayores pierdan volumen y elasticidad cutánea. Los labios menores se hipertrofian y pueden sobrepasar los labios mayores, haciendo que los genitales externos pierdan atractivo sexual e incluso dificulten las relaciones sexuales. Para conseguir esto contamos con procedimientos como la liposucción del monte de Venus, el aumento de labios mayores y la reducción de labios menores.

Una de las intervenciones con más demanda es la plastia de labios menores o ninfoplastia, que consiste en la intervención quirúrgica que corrige las alteraciones del desarrollo normal en los labios menores.

Estará indicada en aquellas mujeres que por razones congénitas (de nacimiento) o por problemas posteriores tienen los labios menores hipertróficos (demasiado grandes), a veces asimétricos (desiguales) o colgantes.

Algunas mujeres se practican esta cirugía porque tienen molestias con el roce de ciertas prendas ajustadas o con la ropa interior, otras por dolor con las relaciones sexuales y otras por cuestiones estéticas.

Se utiliza una técnica quirúrgica en que se lleva los labios menores a su apropiado tamaño anatómico y permite conservar su apariencia y coloración naturales. Es una cirugía ambulatoria, sin necesidad de ingreso, de 1 a 2 horas de duración, con anestesia local y sedación, tras la que no hay que retirar los puntos porque se realiza con suturas que el cuerpo elimina totalmente.

Los resultados de la labioplastia son permanentes, sin cicatrices perceptibles. Aparece inflamación durante las primeras semanas. El resultado es inmediato. Se debe mantener reposo las primeras 48-72 horas

También los genitales masculinos pueden ser objeto de cirugía para ser mejorados. El alargamiento/engrosamiento de pene, junto a la plastia escrotal consiguen mejorar el aspecto y autoestima del paciente.